expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

Siguen mi histeria:

16 feb. 2013

"El tiempo que le dedicas a tu rosa, es lo que la hace tan especial"- El Principito

Se lo podía imaginar. Su fin y principio fueron asi. Lo dudó, fue por eso que lo pensó una y otra vez.
Con ese miedo perturbador, rechazó su oportunidad, dandole al tiempo un lugar.
 Cuando creia tener todo bajo control, perdió su rosa, pensó que nunca mas la iba a poder nombrar sin sentir dolor.
Una y otra vez la busco, una y otra vez la nombro.
Claro que volvió, si no podía brillar como lo hacia en su lugar.
Lo negaba, no lo aceptaba. Le costó entender que estaba en la vida, que estaba perdiendo, y que debía cambiar para que no fuese su día el que cambie de color, ni su rosa la que deje de brillar.
Dificil fue, no podía sentir mas allá de sus miedos y sus rarezas inetendibles.
Pudo comprender que hay cosas mas importantes, que su rosa es realmente indispensable, que las cosas se construían de a poco, y que su mayor dedicación fue el tiempo.
Pudo comprender que todo va mas allá; que los miedos se pueden superar; que no hay iguales, existen los parecidos; y por fin comprendió que su rocanroll recién llegaba al primer estribo.
 Y es ahi... y es ahi cuando creció. 

No hay comentarios: